Colombia: un estudio muestra cómo el conflicto armado con la guerrilla aún impacta emocionalmente en los niños desplazados


Una investigación realizada en las regiones más golpeadas por el combate entre las fuerzas armadas y los grupos armados revela las consecuencias en los más pequeños.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de la Sabana de Colombia reveló el impacto psicosocial del conflicto armado en los niños. Para la investigación tomaron en cuenta a 1.666 menores de edad (521 niños y 457 niñas), de estos 978 fueron víctimas de la guerra. 

Según el trabajo, las secuelas no solo se evidencian en la vida personal sino también en el comportamiento personal. Algunos de los efectos que la guerra ha dejado en los niños van desde alteraciones del pensamiento, paranoia, ansiedad, depresión hasta problemas sociales.

Entre los hechos que más afectaron a los niños se encuentran en el desplazamiento, la desvinculación de grupos armados ilegales, la pérdida (por asesinato o desaparición) de ambos padres, minas antipersonales, abuso sexual y secuestro.

Entre los departamentos donde se registraron hechos victimizantes destacan Antioquia, Nariño, Bolívar, Chocó, Valle del Cauca, Magdalena, Guaviare, Vaupés, entre otros.

La investigación (realizada entre Universidad de La Sabana con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), UNICEF y la Embajada de Suecia) pone de relieve que el proceso de recuperación suele ser lento y podría durar aproximadamente dos años

Según señaló la experta en trauma y resiliencia de niños víctimas del conflicto armado palestino – israelí, Nira Kaplansky, “el 90 por ciento se recupera por sí mismo con el tiempo, siempre y cuando el conflicto se haya resuelto o pasado a planos diplomáticos. Solo el 10 por ciento queda con síntomas que necesitan intervención psicológica. Por su imaginación disminuyen la sensación de impotencia y amenaza”.

Un dato no siempre tenido en cuenta es que Colombia encabeza la lista de países con mayor cantidad de personas que debieron escapar de sus hogares. Según ACNUR, la agencia para los refugiados de Naciones Unidas, Colombia encabeza la penosa lista con 6,9 millones de casos. Le siguen Siria, con 6,6 millones, e Irak, con 4,4 millones.