Uber sí, Uber no: Los conductores de polémica app ganan más que los taxistas


El servicio de autos pedidos mediante teléfonos inteligentes le permite ganar hasta un 50 por ciento más al chofer que decide ofrecer viajes mediante esa modalidad.

El desembarco de Uber en la Argentina es un hecho, como así también la polémica que sigue desatando.

Su ofrecimiento de viajes pedidos mediante una app para teléfonos intelingentes es toda una revolución el mercado local de traslado de personas.

La particularidad de la empresa Uber Technologies es que el servicio se paga por medio electrónico y UBER obtiene una comisión por facilitar el acuerdo. 

Y un dato relevante: no hay relación laboral entre UBER y el chofer, y el aplicativo ofrece la posibilidad de conocer la opinión de los usuarios sobre la calidad de los servicios brindados por cada chofer.

Según consigna un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), El análisis de la experiencia del ingreso de la empresa en otras ciudades "ayuda a mirar con objetividad este tema sensible y polémico". 

Según un estudio realizado sobre los conductores que trabajan gracias al app de UBER en varias ciudades de los EEUU se destaca:
 
- El 80% de los choferes asociados a UBER tiene otro empleo.
- El 50% le dedica al trabajo conseguido en UBER menos de 15 horas semanales
- La remuneración horaria promedio en UBER es un 50% superior a la de un taxista.
Entre quienes se asocian a UBER prevalecen personas que tienen otro empleo (sólo el 20% no tiene otra ocupación y la mayoría son estudiantes y jubilados) y que le dedican relativamente pocas horas semanales a la actividad. Es decir, se trata de un trabajo part-time que complementa los ingresos de una actividad principal. Lo interesante es que, más allá de que la comparación no es rigurosa ya que no se consideran los costos del uso del auto particular, en la experiencia de los EEUU el ingreso horario de un asociado a UBER es superior a la que obtiene un taxista tradicional.

¿Cómo se explica que se pueda dar un mejor servicio, a precios más bajos y generando una remuneración más alta a quien lo provee? 

Parte, es un derivado de la eficiencia que permite el uso de la tecnología. Influye la fluidez para conectar oferta y demanda y posibilitar el pago electrónico. 

Otro punto clave son los controles de los usuarios sobre los choferes que, con UBER, son mucho más eficaces y baratos que los que hace el Estado sobre los taxistas. A esto se agrega la ventaja de que los choferes pueden, a través del aplicativo, registrar los pasajeros conflictivos, delictivos o riesgosos, controles que en el sistema tradicional no son posibles.

Es probable que la reducción de costos más importante surja porque UBER permite eludir regulaciones innecesarias o de muy baja eficacia. Operar un taxi en la Ciudad de Buenos Aires implica cumplir con una serie de trámites burocráticos y pagar una licencia costosa que brinda el beneficio de disfrutar de un monopolio. Si el dueño de la licencia contrata a un chofer se le aplican cargas sociales que reducen el ingreso del trabajador y aumenta los costos del servicio. 

El éxito de UBER se basa en establecer un mecanismo más eficiente de organización del transporte urbano, que elude regulaciones innecesarias y genera beneficios a los usuarios y a los trabajadores del sector.

fuente: IDESA