[Miradas] El Papa Francisco y Cuba: un puente de diálogo, con el legado de Juan Pablo II

En el libro “Los diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro”, el entonces Jorge Bergoglio ponía de manifiesto su interés por el acercamiento entre la isla y los Estados Unidos, que fue decisivo para la reanudación del diálogo entre los Castro y el gobierno norteamericano.



En poco más de dos años al frente de la Iglesia Católica, Francisco ya ha dejado su impronta. El mundo así se lo reconoce. Y el Papa no solo impone su estilo con palabras sino también con hechos. El año pasado intervino en el conflicto entre Israel y Palestina y reunió a los máximos responsables para que intenten llegar a una solución pacífica. Ahora provocó el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos. Y coronó esa tarea con una visita histórica a La Habana y luego a Washington, Nueva York y Filadelfia.

Las relaciones entre el régimen de Fidel Castro y Estados Unidos siempre desvelaron a Jorge Bergoglio. Por eso, poco después de ser elegido arzobispo de Buenos Aires en 1998, escribió un libro dedicado a la visita histórica del Papa Juan Pablo II a Cuba que se llamó “Los diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro”. Aquel viaje se llevó a cabo entre el 21 y 26 de enero de ese año. Ahora, la editorial Ciudad Argentina, la Editorial Hispana y la USAL reeditaron ese trabajo con introducción de Roberto Dromi y Fernando Lucero Schmidt.

Las relaciones entre el régimen de Fidel Castro y Estados Unidos siempre desvelaron a Jorge Bergoglio. Por eso, poco después de ser elegido arzobispo de Buenos Aires en 1998, escribió un libro dedicado a la visita histórica del Papa Juan Pablo II a Cuba que se llamó “Los diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro”.

El libro destaca el valor del diálogo, el rol de la Iglesia Católica, los límites al Capitalismo, la Integración y la búsqueda de la verdad. Se pueden leer críticas sobre algunos aspectos importantes de la Revolución cubana y el sistema socialista, contra el embargo y el aislamiento económico impuesto por Washington.

Juan Pablo II y Fidel Castro abrieron un canal de diálogo en 1998 que continuó con el Papa Benedicto cuando visitó la isla en 2012 y que se consolidó definitivamente durante los últimos días con la presencia de Francisco en Cuba. 

Juan Pablo II y Fidel Castro abrieron un canal de diálogo en 1998 que continuó con el Papa Benedicto cuando visitó la isla en 2012 y que se consolidó definitivamente durante los últimos días con la presencia de Francisco en Cuba. 

El Papa está convencido y así lo dejó en claro que el pueblo cubano necesita vencer el aislamiento y abrirse al mundo. Por eso, el libro analiza las diversas alternativas que se abren para La Habana como los deseos de libre participación de los ciudadanos en la gestión pública, la seguridad del derecho, el derecho y la promoción de los derechos humanos para tender al desarrollo del hombre.