Estados Unidos: Los inmigrantes rechazan banacarizarse

Quienes llegan desde otros países desconfían de las entidades financieras.

Los inmigrantes no confían en los bancos. Así lo demostró un estudio dado a conocer por una coalición de organizaciones que investigó las barreras a las que se enfrentan muchas personas a la hora de hacer transacciones en esas instituciones financieras, concretamente en el área del Noroeste de Queens.

Bajo el nombre de Bridging the Gap: Overcoming Barriers to Immigrant Financial Empowerment in Northwest Queen, el reporte se basó en un sondeo realizado entre más de 250 inmigrantes, que reveló que la gran mayoría a menudo cierra sus cuentas bancarias o incluso no intentan abrir una, por la barrera del idioma o los cargos que las instituciones bancarias les imponen por las transacciones.

Muchos de los encuestados dijeron que prefieren cambiar sus cheques en locales especializados para ese propósito o agencias de envíos de dinero en lugar de los bancos, incluso a pesar que la mayoría, nueve de cada 10, dijo que mensualmente ahorra dinero.

El reporte fue hecho por el Proyecto de Desarrollo Comunitario del Centro de Justicia Urbana, New Immigrant Community Empowerment, NICE y la Casa Comunitaria de Queens.

“Debido a que los bancos son regidos por leyes federales y locales para apoyar a las comunidades de bajos recursos, ellos (los bancos) deberían invertir en organizaciones de base comunitarias como una manera para que puedan cumplir con los requisitos solicitados,” dijo Valeria Treves, Directora Ejecutiva de NICE.

Aunque algunos bancos usan el sistema de obviar los cargos por mantenimiento cuando se recurre a la opción de depósito directo, esta no es una alternativa para aquellos inmigrantes que reciben su salario en efectivo, sostiene el reporte. 

Cerca de la mitad de los encuestados dijeron que alguna vez tuvieron una cuenta bancaria pero que por diferentes motivos dejaron de usarla o directamente la cerraron. 

Mientras que los establecimientos de cambio de cheques, aunque muchas veces cobran altos aranceles, generalmente los locales están abiertos hasta altas horas de la noche y gran parte del personal habla la lengua de los inmigrantes que los visitan.

Más de la mitad de los encuestados admitieron que preferían ir a pedir dinero prestado a un familiar o amigo antes de considerar hacerlo a través de un banco.

fuente: El Diario