Estados Unidos: La economía podría recuperar su mejor ritmo de crecimiento de la última década

Uno de los motores principales es la recuperación del empleo que empuja a la demanda doméstica.

La economía de Estados Unidos se encamina a anotar su mejor desempeño en una década este año en la medida en que un mercado laboral en rápido fortalecimiento impulsa la demanda doméstica, otorgándole a la Reserva Federal la confianza para empezar a endurecer la política monetaria.

Según una encuesta de Reuters entre 82 economistas, el producto interno bruto (PBI) de Estados Unidos crecerá en promedio un 3.2% este año, que sería el ritmo más veloz desde 2005.

Los economistas mantienen su pronósticos altos, pese a que la economía fue golpeada en el cuarto trimestre y parece haber permanecido en el carril lento a comienzos de 2015.

“Podría haber unos pocos altos y bajos este año, pero los fundamentos de la economía están muy sólidos y van a contrarrestar los temas del exterior. Se puede alcanzar un (crecimiento del) PIB de un 3%”, comentó Ryan Sweet, economista senior de Moody’s Analytics en West Chester, Pensilvania.

El crecimiento económico en Estados Unidos se ha visto afectado por la desaceleración de las economías asiáticas y europeas, que han perjudicado a las exportaciones estadounidenses. Al mismo tiempo, el desplome de los precios globales del petróleo han forzado a algunas empresas a retrasar o reducir el gasto de capital.

La mayoría de los economistas encuestados dijeron que los mayores riesgos para el crecimiento en Estados Unidos son una expansión global más lenta y una desinflación, como resultado de la caída de los precios del crudo y de la debilidad de la demanda.

La mayoría de los economistas encuestados dijeron que los mayores riesgos para el crecimiento en Estados Unidos son una expansión global más lenta y una desinflación, como resultado de la caída de los precios del crudo y de la debilidad de la demanda.

Los precios del petróleo han bajado a casi la mitad desde junio de 2014, lo que ha provocado una caída de los costos de la gasolina en Estados Unidos a mínimos niveles en varios años.

El combustible más barato y un enérgico mercado laboral otorgarían un fuerte viento de cola al gasto del consumidor este año, posiblemente contrarrestando las preocupaciones de la Fed sobre una inflación baja, y alentaría a los consejeros de la Fed a empezar a subir las tasas de interés en su reunión de junio.

El combustible más barato y un enérgico mercado laboral otorgarían un fuerte viento de cola al gasto del consumidor este año (...)

La economía ha creado más de un millón de empleos en los últimos tres meses, una hazaña lograda por última vez a fines de 1997.

Treinta y seis de los economistas en el sondeo prevén un alza de tasas en junio, mientras que 18 afirmaron que eso sucedería sólo en septiembre.

Ese desglose es similar tanto a los resultados de un sondeo entre economistas realizado el mes pasado como a lo hallazgos de una encuesta entre operadores primarios de Wall Street publicada el viernes.

Treinta y nueve de 54 entrevistados en el más reciente sondeo dijeron que durante el último mes han mantenido su convicción sobre el momento en que ocurrirá la primera alza de tasas.

“Harán falta mayores salarios para llevar al mercado laboral de vuelta el equilibrio. Estamos oyendo a más miembros de la Fed hablando sobre elevar las tasas a mediados de año y el endurecimiento del mercado laboral es uno de los principales motivos”, comentó Joel Naroff, economista jefe de Naroff Economic Advisors en Holland, Pensilvania.

El banco central estadounidense ha mantenido su tasa de interés clave a corto plazo cerca de cero desde diciembre de 2008.

Aunque la inflación bajaría aún más de la meta del 2% de la Fed este año, los economistas prevén que las presiones sobre los precios se eleven gradualmente en los años venideros en la medida en que se disipen los efectos de la energía más barata y del fortalecimiento del dólar.

El sondeo proyecta un alza promedio de un 0.4% en el índice de precios al consumidor (IPC) este año, que se incrementaría a un 2.2% en 2016. Eso se compara a aumentos promedio de 0.9% y de 2.3%, respectivamente, arrojados en el sondeo de enero.

fuente: Gestión