La mayoría de los argentinos dice que pierde la carrera contra la inflación


Más del 60 por ciento reconoció que, en el último año, sus gastos crecieron más que sus ingresos.

La mayoría de los asalariados gasta hoy al menos un 30% más que hace un año pero su nivel de ingresos no evoluciona al mismo ritmo, según un informe de una consultora privada

Según un sondeo de Poliarquía Consultores, el 61% de los entrevistados consideró que durante el último año sus gastos crecieron más que sus ingresos, mientras que un 16% manifestó que ambos aumentaron en la misma línea y sólo un 14% de las personas afirmó que sus haberes se incrementaron en mayor medida que sus gastos.

Así, el relevamiento concluye que seis de cada diez argentinos se mostraron preocupados por perder contra la inflación a lo largo del último año, donde los gastos se dispararon, para la gran mayoría, por encima del 30%, pero los ingresos no acompañaron ese ritmo.

La encuesta, que se llevó a cabo en la cuarta semana de marzo, relevó la situación económica de 2000 personas mayores de 18 años y residentes en centros urbanos de más de 10.000 habitantes de la Argentina.

"En términos generales se observa una situación de preocupación en relación con la economía doméstica, particularmente en el aumento del nivel de gasto, que la mayoría de los argentinos ubica en el 30% o más frente al año pasado"”, señaló Alejandro Catterberg, director de la consultora.

De acuerdo al analista, “esa preocupación no es propia de un grupo social, sino que afecta a todos los encuestados, independientemente de su zona de residencia, edad o su grupo de pertenencia”. Apenas un 7% de los entrevistados estimó un aumento de 10% al revisar sus números en comparación con lo que gastaba doce meses atrás.

A la hora de evaluar las proyecciones de los entrevistados de cara al corto plazo, los resultados fueron igual de negativos. En ese horizonte jugó un rol central la quita de los subsidios al gas y el agua anunciada días atrás por el Gobierno, así como la réplica que tendría en el servicio energético.

Tres de cada cuatro argentinos creen que la reducción de los subsidios a los servicios residenciales de agua y gas impactará negativamente en sus boletas; un 41% de los entrevistados consideró que las tarifas que pagan actualmente aumentarán mucho cuando se elimine o reduzca la subvención, mientras que un 34% estima que se encarecerán bastante.