Católicos argentinos: entre la adhesión al progresismo K y las contradicciones con la doctrina religiosa


En infobae.com, Daniela Blanco revela los detalles de una investigación de la Universidad Nacional de La Matanza que muestra que los católicos aprueban el paquete de leyes más progresista de la década kirchnerista como matrimonio igualitario, identidad de género, paternidad alternativa, entre otras; y a la vez ponen en jaque las normas y el sistema de valores de la propia Iglesia católica.

No es fácil trazar una línea de debate sin caer en el desborde ni en el prefijo "anti" si se pretende analizar la relación entre la iglesia católica y el kirchnerismo. Y tal vez allí, la cuestión más interesante que aporta este estudio de opinión pública: "Iglesia católica y kirchnerismo, percepción social de dos órdenes normativos", que publicó la Universidad Nacional de La Matanza. Ahora sí: inspira un debate intenso y agudo en el que surgen retazos de la Argentina y los argentinos de hoy, atravesados, además, por el "efecto" del Papa Francisco.Las tres ideas que introduce este informe -antes de complejizarlas- podemos precisarlas de la siguiente manera: 

La paradjoa

La cuestión paradojal acerca de que entre la población argentina relevada, el segmento de católicos del AMBA (CABA y GBA) acuerda con el llamado "paquete de leyes progresistas" que impulsó el Gobierno kirchnerista durante la última década, entre las que se incluye al "Matrimonio igualitario", "Paternidad alternativa", "Identidad de género registral y quirúrgico", "Ley de muerte digna", "Anulación de las leyes de punto final y obediencia de vida"; a pesar de ser contrarias al dogma católico y de que la iglesia se ha expresado públicamente en contra de las mismas por sentir que atentan contra sus normas y sistemas de valores. Y también con los proyectos de ley -aún en pleno debate por parte de todas las fuerzas políticas- como aborto, pena de muerte en casos de crímenes aberrantes y legalización de las drogas.

Legitimidad de las normas

La cuestión acerca del reconocimiento de la legitimación de las normas. De acuerdo al estudio, el acuerdo con las leyes, no son adjudicadas a los líderes políticos del kirchnerismo - que en este caso han traccionado la aprobación de las mismas- ni tampoco a la Iglesia católica, a pesar de que la comunidad católica reconoce la autoridad de sus líderes eclesiásticos; sino que atribuyen la adhesión a las leyes al creer que interpretan el espíritu de época. 

Los efectos del Papa

Y por último y tal vez lo más interesante, el efecto del papa Francisco. No sólo como esperanza de fe y de recuperación de los jóvenes de vuelta a la iglesia; sino también como un factor de gravitación para destrabar la paradoja y resolverla acorde a los tiempos.La iglesia católica no puede dejar de ser quien es, pero a la vez necesita estar a la altura del pensamiento contemporáneo si quiere mantener fieles jóvenes, interesados y conectados abiertamente con la institución. 

Es importante para el análisis, enmarcar algunas cuestiones acerca de la realización del estudio. Se hizo en dos "momentos" distintos pero con idéntica metodología: pre asunción de Francisco (diciembre 2012) y post asunción de Francisco (marzo 2013), por lo que puede observarse claramente la gravitación que el Papa argentino tuvo en la renovación y recuperación de la fe y esperanza hacia la institución (iglesia católica); apalancado en el fenómeno de la movilización de los jóvenes creyentes (menores de 35 años).El estudio puntualmente indaga sobre el grado de aceptación que existe en la población adulta del AMBA (Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires) sobre este "paquete de normas" en dos colectivos: (a) el de la ciudadanía en general y (b) el de la población Católica en particular. Nos referimos a las leyes conocidas como: Matrimonio Igualitarioque permite a personas del mismo sexo a formar matrimonio con iguales derechos e igual designación que las parejas de distinto sexo, Paternidad Alternativa que permite a parejas formadas por personas del mismo sexo adoptar niños,Identidad de Género Registral que permite a una persona modificar su nombre por uno del sexo opuesto al que pertenece , Ley de cambio quirúrgico de sexo, Ley de Muerte Digna, y Anulación de las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida, que reabre los juicios a los militares juzgados por la última dictadura militar de 1976. 

Se incluyeron también en el cuestionario tres preguntas adicionales referidas a la posibilidad, aún en pleno debate, delegalizar la tenencia de drogas para uso personal, legalizar el aborto e incluir en el código penal la pena capital para delitos graves como secuestro seguido de muerte o violación seguido de muerte. Por último, y con la finalidad de registrar variables de cruce, se incluyeron tres preguntas adicionales: creyentes/no creyentes, religión de pertenencia e identificación de actores sociales con autoridad moral para opinar sobre los temas referidos. (Ver ficha técnica en infografía)

Sobre la foto de época

La correcta interpretación sobre la " foto de época" de la sociedad contemporánea sin duda fue uno de los grandes atributos que logró y supo comunicar el kirchnerismo a lo largo de su década en el gobierno. Y estas conquistas se convierten en una punta de lanza e instalan uno de los grandes desafíos para la iglesia católica en la Argentina. ¿Cómo se adaptará la iglesia a leer bajo su propia versión el espíritu de época?

"En el estudio el 50% de la población católica acuerda con las leyes más "progresistas" sancionadas durante la década kirchnerista, colocando a los propios católicos en una situación paradojal: las normas son contrarias a las normas de su doctrina

"En el estudio el 50% de la población católica acuerda con las leyes más "progresistas" sancionadas durante la década kirchnerista, colocando a los propios católicos en una situación paradojal: las normas son contrarias a las normas de su doctrina. ¿A qué se debe? el sistema de valores de la sociedad contemporánea cambió y el pensamiento católico no se adaptó a ese cambio", explica el sociólogo Raúl Aragón, Director del programa de estudios de Opinión Pública de la Universidad Nacional de La Matanza y Director del estudio en cuestión.Las leyes registran, en ambos "momentos" del estudio - pre y post Francisco- niveles de aceptación en la población general superiores al 50% y en algunos casos superan los 70 puntos porcentuales. Mientras, paradójicamente, en el interior de la población católica se registran también valores superiores al 50% aunque significativamente menores que los de la población general. 

Esta aparente contradicción se mantiene también en los registros en relación a la legalización del aborto. Entre la población general el 57.1% dice aprobarlo en ambos estudios. Mientras, entre los católicos el 49.9% en el primer estudio y el 53.4 en el segundo también acuerdan con legalizar esta práctica.Respecto de la posible implantación de la pena de muerte para delitos gravísimos el nivel de acuerdo entre la población general es del 41.7% en el primer estudio y aumenta a 50.1% en el segundo. Pero entre los miembros de la población católica los niveles de acuerdo son superiores a los de la población general; 48.5% y 56% en los respectivos estudios. 

La variación de aquellos creyentes que se definían como católicos resulta de 5.6 puntos porcentuales. Mientras que en el primer estudio estos registraban el 64.2% de toda la población, en el segundo estudio -post Francisco- aumentan a 69.8%. Es decir que la casi totalidad de esos 6.1% de no creyentes, que entre estudios migran a la categoría de creyentes, lo hace hacia el catolicismo.En el análisis por segmentos de edad (el único que registra diferencias) la variación en la composición de la población católica se registra entre los de mayor edad. En el primer estudio estos componían el 25% de todos los católicos mientras que en el segundo su participación en este colectivo asciende a 29.7 y correspondientemente la participación de los menores de 35 años desciende de 29.7% a 25%.

Respecto de las figuras que el público reconoce con autoridad para opinar sobre temas que inspiran a las leyes mencionadas, la mayor variación la registran "los líderes religiosos", estos pasan de registrar el 4.4% de todas las menciones a registrar 13.9% de estas. Debe señalarse, como dato altamente significativo, que el mayor registro de menciones aparece en NS/NC con valores de 43.6% y 33.9% respectivamente. Es decir que una gran parte de la población del AMBA no puede identificar un tipo de sujeto con autoridad real sobre estos temas.Nuevamente, los registros entre la población católica acerca de una figura de autoridad resultan similares a los de la población general. Estos son apenas superiores a aquellos. En el primer estudio "los líderes religiosos" sólo registraba 5.5%, apenas uno más que el registro de la población general y en el segundo llegan a 14.5%. 

Por último, el cruce entre catolicismo y política resulta insignificante. La calificación de la figura de la Presidenta Cristina Kirchner registra diferencias menores a un punto porcentual entre la población general y la población católica.Según el informe, la gestión kirchnerista ha promulgado una serie de leyes que aparecen determinantes para el ethos de la sociedad argentina contemporánea. Estas leyes legalizan y ordenan prácticas ya instauradas en el seno de nuestra cultura e instauran la legalidad de algunas prácticas o acciones reclamadas por sectores específicos de la sociedad. La Iglesia Católica, en tanto, rechazó en cada caso y explícitamente, la promulgación de cada una de estas normas. 

fuente: infobae.com