domingo, 11 de agosto de 2013

El 13 por ciento de la población norteamericana habla español


Son casi 38 millones de personas que hablan el idioma dentro del territorio de los Estados Unidos.


El avance del idioma español en Estados Unidos es imparable. Año tras año las estadísticas reflejan con datos apabullantes que la lengua española está cada día más presente en la vida de los estadounidenses. El último informe también da constancia de esta realidad social y cifra en 37,6 millones el número de personas que hoy en día hablan el idioma español en Estados Unidos, lo que supone casi un 13 por ciento (12,9 %) del total de su población. El informe apunta, no obstante, que este crecimiento progresivo en los últimos años no ha ido en detrimento del bilingüismo.

El porcentaje de personas que tenían el castellano como lengua materna en 2011 fue de 12,9% (0,9 puntos superior a la cifra de 2005), aunque, entre estos, sólo el 5,6% reconoció tener un nivel inferior a «muy bueno» de inglés, una proporción ligeramente inferior a la registrada en 2005 (5,7%), según Efe

Según el censo dado a conocer esta semana, 60,6 millones de personas en EEUU hablan en casa una lengua distinta al inglésy, de estas, casi dos tercios hablan español. El resto de lenguas maternas más habladas son el chino (2,9 millones), el tagalo de Filipinas (1,6 millones), el vietnamita (1,4 millones), el francés (1,3 millones), el alemán (1,1 millones) y el coreano (1,1 millones).

De todos estos, el 58% aseguró hablar inglés «muy bien», un porcentaje que se dispara en el caso de los parlantes nativos de francés y alemán (más del 80%) y decae notablemente en el caso de las personas que tienen el chino, coreano o vietnamita como primera lengua (menos del 50%).

Finalmente, el porcentaje de personas que no hablan inglés en casa varía significativamente según los estados, desde el 44% de California al 2% de Virginia Occidental, y la ciudad de Laredo, en Texas, es el municipio que registra mayor presencia de personas de habla no inglesa (92%).

fuente: ABC
ADN en profundidad