Casi 40 por ciento de los niños sufre de sobrepeso


El dato surge de un estudio realizado por médicos del Hospital Universitario en la ciudad de Mendoza. Lo atribuyen alsedentarismo y a la casi nula actividad física. 

Los profesionales que llevaron adelante el análisis manifestaron su alarma en tanto que, si no se toman medidas, los niños corren serios riesgos de padecer enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes en la adultez.

El sedentarismo, la mala alimentación y la ruptura de ciertos lazos familiares están creando una generación de niños con exceso de peso. El fenómeno se vive a nivel mundial, sobre todo en las grandes ciudades, donde la vida se circunscribe cada vez más al ámbito hogareño, mediado por la tecnología y el acceso a alimentos industrializados sin límites.

Una evidencia de esto, en nuestro país, es el relevamiento realizado por un equipo de médicos de familia del Hospital Universitario, perteneciente a la Universidad. Aunque la investigación continúa, ya hay algunas cifras que arrojan datos alarmantes para la ciudad de Mendoza: cuatro de cada diez niños en edad escolar presenta sobrepeso u obesidad. 

La metodología de trabajo consiste en medir y pesar a los niños, con el consentimiento informado de los padres. A partir de allí, los médicos a cargo del proyecto -llamado “Causas y prevalencias del sobrepeso y obesidad en niños de Mendoza”- registran su situación alimentaria. Los primeros resultados del estudio, que pretende alcanzar a 2.400 niños de 5 a 12 años, alarman. “Nos encontramos con una situación muy compleja porque, si no hacemos algo entre todos, esos niños serán personas con enfermedades crónicas, como hipertensión, diabetes y altos niveles de colesterol y triglicéridos, entre otras”, indicó a Argentina Investiga Marcela Sgroi, directora de la investigación. 

Hasta hoy, de los 623 niños analizados, 356 (57,14%) son varones y 267 (42.86%) mujeres, con edad promedio de 8,28 años. De ellos, el 18,9% presentó sobrepeso y el 19.1% obesidad, lo que arroja que casi el 40% de los niños tiene exceso de peso.

Cabe aclarar que el estudio incluyó a escuelas urbanas y a aquellas que reciben a niños en situaciones de pobreza extrema. “Hasta ahora, inclusive, siguen saliendo niveles elevados de niños con exceso de peso”, agregó Sgroi.

El análisis del estado nutricional de los chicos realizado por los médicos del Hospital Universitario arrojó que, entre las niñas, se presenta una desnutrición del 3%, normopeso el 60%, sobrepeso el 20% y obesidad 17%. Por su parte, en los varones el índice de desnutrición fue mayor al 6%, el normopeso menor (55%), el sobrepeso (18%) y la obesidad (21%) similares. Respecto del tipo de alimentación -según el test de Krece plus del total de población-, surge que el 13% tiene un nivel nutricional bajo, el 85% uno medio y sólo el 2% un nivel alto. 

El equipo de profesionales también detectó una notable carencia de acciones que fomenten la actividad física en los alumnos primarios, ya que más de la mitad no ejercita su físico. Los extensos períodos frente al televisor o los videojuegos coincidieron directamente con la prevalencia en relación con el exceso de peso. 

En cifras esto significa que entre las niñas el grado de actividad física es malo, en el 52% de los casos, regular en el 46%, y bueno sólo en el 2%. En los varones, esos números son 54% (malo) y 46% (regular), con la particularidad de que ninguno presentó un buen nivel de actividad física.

“El 48% de los niños es sedentario, es decir, no realiza ninguna actividad física. Y de estos niños, el 51% presenta exceso de peso”, interpretó Sgroi, y agrega más números que demuestran la crítica situación: “El 65% de los niños pasa más de 2 horas por día frente al televisor o jugando videojuegos, y de éstos, el 90% presenta exceso de peso”. 

Por último, respecto de la cantidad de horas que realizan actividad física por semana, se observa que en el sexo masculino el 50% no la realiza, el 48% lo hace sólo una hora por semana y el 2% más de una hora. Y en el sexo femenino la situación no es mejor: el 45% no realiza actividad física, el 52% una hora por semana y el 3% más de una hora. 

“No hemos podido demostrar una clara asociación entre la mala alimentación y el exceso de peso, pero sí con el sedentarismo”, dice a modo de conclusión Sgroi, y agrega: “No se observó relación entre la presión arterial y el exceso de peso, ya que todos los niños tenían niveles de presión arterial normal para la edad y el sexo”.