Los argentinos quieren más Estado para disminuir la desigualdad pero discriminan a los que reciben ayuda pública


Una encuesta privada mostró que la mayoría aprueba una mayor intervención estatal para mejorar los índices sociales pero tildan de "vagos" a los que reciben ayuda social.

Un estudio realizado a partir de una encuesta en la que intervino la Universidad Di Tella reveló que para un alto porcentaje de los argentinos el Estado “debe intervenir para reducir las desigualdades”.

Sin embargo, el estudio señala también una contradicción existente en nuestra sociedad: si bien se cree que "el Estado debe intervenir para reducir las desigualdades económicas, una proporción considerable de los entrevistados manifiesta actitudes discriminatorias hacia los receptores de planes de asistencia social implementados por el gobierno nacional”.

El informe, difundido recientemente, titulado “Cultura política de la democracia en la Argentina y en las Américas 2012. Hacia la igualdad de oportunidades” fue realizado en el marco de la quinta ronda del Barómetro de las Américas, la encuesta principal del Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP, por su sigla en inglés) de la Universidad de Vanderbilt.

La encuesta abarcó a más de 1.500 personas en todo el país y arrojó como resultado que, en una escala de 0 a 100, la Argentina sumó 63,7 puntos en cuanto al acuerdo que quienes reciben ayuda social son “vagos”.

Sin embargo, en el mismo trabajo se llegó a la conclusión de que la Argentina es a uno de los países de la región con mayor creencia respecto de que el “Estado debe implementar políticas firmes para reducir la desigualdad de ingresos entre ricos y pobres”.

En ese marco se reveló que los argentinos que reconocen recibir fondos provenientes de la Asignación Universal por Hijo (AUH) son en la actualidad el 18,6 por ciento de los consultados, más del doble de quienes reciben este tipo de asistencia en Chile (9 por ciento) y casi el mismo porcentaje de quienes son destinatarios de este tipo de políticas en México y Brasil.