Navidad argentina: la mitad de los heridos por pirotecnia fueron chicos

Nada alcanzó. Ni las campañas oficiales ni las que los hartos de los petardos y las lucecitas de colores en el cielo armaron en Facebook y Twitter. Ni la foto del perro con cara de pobrecito ni las advertencias sobre niños sin ojos. La Navidad del 2011 volvió a dejar las guardias llenas de heridos y números que alarman: un muerto, un chico con quemaduras graves en gran parte del cuerpo y 20 por ciento más de personas lastimadas en accidentes con pirotecnia. En la mitad de los casos, los menores de 15 años fueron los que terminaron lastimados.

Entre la noche del sábado y la madrugada de ayer se contaron más de 200 personas heridas en todo el país. El caso más grave fue el de un joven de 27 años que en Santa Fe murió cuando le explotó en la boca una “tres tiros”, el mismo elemento que incendió la disco Cromañón.

La lista incluye a seis nenes con lesiones de gravedad. En el Conurbano, un cohete que entró por la ventana de la casa le provocó quemaduras en el 38 por ciento del cuerpo a un nene de 8 años que ayer permanecía en terapia intensiva en el Hospital Garrahan. Y en Córdoba, un chico de 13 años tuvo que ser rescatado por los Bomberos después de que se incendiara el cuarto donde jugaba con pirotecnia.

Sólo en el Hospital Oftalmológico Santa Lucía, la cantidad de heridos creció 20 por ciento.

Para dar una dimensión del problema, varios médicos de los principales hospitales advirtieron sobre el aumento de pirotecnia en esta Navidad y alertaron sobre los serios riesgos que puede producir cuando es utilizada por nenes.

“Lo que uno ve es que los chicos están manejando pirotecnia de mayor peligrosidad ”, advirtió Miriam Miño, jefa de guardia del Hospital del Quemado. En declaraciones a la agencia Télam, se quejó porque “la mayoría de los accidentados son chicos. Si los padres les dan dinero para comprar pirotecnia tienen que controlarlos, porque no saben que pueden dañarse a sí mismos o a los demás”.

Sus colegas del Pedro Lagleyze y del Santa Lucía alertaron sobre lo mismo: la facilidad con que los chicos acceden a la pirotecnia.

Pablo Véntola, jefe de guardia del Hospital Oftalmológico Pedro Lagleyze, coincidió sobre el poco control que tienen los menores: “La mayoría de los accidentados son chicos. Acá está fallando el control de los adultos. Los chicos no tienen noción de los riesgos y de las lesiones, y ese es el rol de los grandes”.

De las 86 personas que llegaron a la guardia del Hospital Oftalmológico Santa Lucía, 10 tuvieron que ser intervenidas quirúrgicamente. Pero de ellos, cinco eran nenes de entre 4 y 8 años. “Esto pasa por la falta de supervisión de un adulto responsable”, señaló Fernando Pellegrino, a cargo de la guardia del hospital. “Hay que evitar la creatividad –advirtió– en el uso de pirotecnia. Nunca falta un ‘creativo’ que a las 2 de la mañana quiere meter un petardo en una botella a ver que pasa y termina acá”.

La provincia de Buenos Aires fue el único lugar donde disminuyeron los heridos por pirotecnia: 27 fueron las personas atendidas en los hospitales provinciales, once menos que el año anterior.

“Seguiremos haciendo hincapié en que la mejor pirotecnia es la que no se usa”, aseguró el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia. Y pidió “moderación” con el alcohol para el próximo fin de semana, ya que 10 personas tuvieron que ser asistidas por intoxicación (ver El alcohol...).

Poco parecen haber servido los consejos del Registro Nacional de Armas (Renar) para evitar accidentes ni la campaña que en Internet lanzaron los protectores de animales. Esta semana, Ricardo Bruno, fundador de la Asociación Argentina de Médicos Veterinarios, había explicado que el efecto que produce la pirotecnia en perros y gatos es el mismo que podría provocar un bombardeo en un ser humano. Ayer, la secretaria del Colegio de Fonoaudiólogos de La Plata, Noemí Díaz, explicó que además de quemaduras y heridas, los cohetes pueden también ocasionar “un trauma acústico” con lesiones irreversibles .

Sólo sumando los casos de la provincia de Buenos Aires y la Ciudad,los heridos alcanzan a 197 , bastante más que los casos del año pasado. Pareciera que el récord de ventas que tuvieron los comercios esta Navidad también llegó a los fabricantes de pirotecnia que cada año ofrecen productos más sofisticados y más potentes. Y que no todos usan como se debe.

fuente: clarin.com