Estados Unidos: la mitad de los pacientes que toman medicamentos redujo sus tratamientos por la crisis económica

A consecuencia de la debilidad de la economía, los estadounidenses están haciendo riesgosas concesiones que podrían ser peligrosas para su salud, según la encuesta anual acerca de las medicinas de receta de Consumer Reports. El 48% de los que actualmente toman una medicina de receta dijeron a los encuestadores que reducían los costos del cuidado médico, por ejemplo, aplazando una visita al médico o un procedimiento médico, rechazando exámenes o pidiendo medicinas más baratas del extranjero. Es un incremento de 9 puntos porcentuales desde 2010. Para más información, visite www.ConsumerReportsenEspanol.org. 

La encuesta también halló que para ahorrar dinero, el 28% de los estadounidenses que toman medicinas han recurrido a acciones potencialmente peligrosas: por ejemplo, evitaron recoger una medicina de receta (16%), tomaron una medicina vencida (13%) o se saltaron una dosis programada sin consultar a un médico o a un farmacéutico (12%). Un mayor número (35%) de personas de bajos ingresos tomaron estas riesgosas medidas. 

Los médicos podrían estar haciendo más por evitar a sus pacientes estos gastos excesivos. Por ejemplo, no todos los médicos recetan genéricos de forma rutinaria, los que pueden constituir un enorme ahorro; 4 de cada 10 encuestados (41%) dijeron que su médico sólo a veces, o nunca, les recomienda un genérico. "Los médicos deben ser los defensores de las preocupaciones de dinero de sus pacientes. Cuando usted entra a la consulta del médico, usted es ante todo un paciente, pero también es un consumidor, y su médico debería estar pendiente de eso, especialmente en estos tiempos difíciles", diceJohn Santa, M.D., M.P.H., director de Consumer Reports Health Ratings Center (Centro de Calificaciones de la Salud deConsumer Reports). 

Algunos puntos relevantes de la encuesta: 

Los médicos están apenas más dispuestos a recomendar un sustituto genérico en vez de una medicina de marca. El 54% de los encuestados dijeron que su médico "siempre" (26%) o "usualmente" (28%) sugiere genéricos, frente al 41% que dijo "a veces" o "nunca". 

Aunque los genéricos constituyen la mayoría de las recetas entre los que toman medicinas periódicamente, el 39% de los encuestados reportó una preocupación o un concepto erróneo sobre los genéricos.

A pesar de la costosa carga de las medicinas de receta, muy pocos médicos tocan el tema del costo al reunirse con pacientes. Sólo el 5% de los pacientes averiguó el costo de una medicina de receta durante una visita al médico, mientras dos terceras partes (64%) se enteró del costo al recoger la medicina en la farmacia.
La cantidad de los estadounidenses que toman una medicina y consideran que saber si un médico acepta dinero o regalos de empresas farmacéuticas es información muy valiosa ha aumentado, significativamente 9 puntos porcentuales, desde 2010 hasta llegar a 43% hoy en día. 

Del mismo modo, una gran mayoría (88%) de los estadounidenses que toman una medicina de receta abrigan cierto recelo sobre la influencia que tiene la industria farmacéutica en los hábitos de recetar de sus médicos. Casi tres cuartas partes (72%) estuvo completamente o en parte de acuerdo con que las empresas farmacéuticas tienen demasiada influencia en las medicinas que los médicos recetan. Poco más de la mitad (52%) estuvo de acuerdo en que los médicos están demasiado ansiosos por recetar una medicina en vez de considerar métodos alternativos para controlar una afección. Y la mitad (49%) coincidió en que las recetas que los médicos prescriben están influenciadas por los regalos de las empresas farmacéuticas.

"Algunos médicos aún están aceptando dinero de la industria y podrían no apresurarse a sugerir alternativas a la terapia con fármacos, o recetar genéricos menos costosos, ni hablar con sus pacientes sobre cuestiones de costos. Este no es el momento para que los médicos cedan a la influencia de la industria ni para ser pasivos ante los intereses fiduciarios de sus pacientes", dice Santa. 

La encuesta sirve para recordar que un gran número de estadounidenses toman periódicamente varias medicinas de receta para tratar sus males, y que la conmoción causada por el aumento de precios asociado con pagar todas esas medicinas tiene graves efectos: 

La mitad (49%) de los estadounidenses toman actualmente una medicina de receta, y entre ellos, el promedio toma 4.5 medicinas con regularidad. Los consumidores que ganan menos de $40,000 y los que tienen más de 65 años toman la mayor cantidad de medicinas recetadas (5.7 y 5.5 medicinas, respectivamente). 

El gasto mensual para los pacientes que toman regularmente una medicina de receta es de $59, una ligera reducción de $9 desde hace dos años. La reducción parece deberse al incremento en el uso de genéricos en respuesta a presiones presupuestarias en el hogar. 

"Nuestra encuesta sugiere que la carga de los precios de las medicinas de receta está bajando conforme nuestros botiquines se llenan con medicinas genéricas más frecuentemente. Pero los costos de múltiples recetas han resultado ser onerosos para muchos, tanto así que algunos consumidores están haciendo concesiones perjudiciales", dijo Lisa Gill, editora de medicinas de receta de Consumer Reports Health.

fuente: PR Newswire