Según Naciones Unidas, Latinoamérica sufre un nuevo proceso de concentración de la tierra


América Latina y el Caribe sufren procesos de concentración y extranjerización de tierras, con un marcado acaparamiento en Brasil y Argentina, advirtió un estudio del Fondo para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de Naciones Unidas, dice un despacho de la agencia ANSA, fechado ayer en Chile. 

Añade el informe que, aunque el acaparamiento de tierras, en su versión estricta, se restringe a las dos grandes economías de Sudamérica, la concentración y extranjerización de la tierra y de las cadenas de valor del sector silvoagropecuario es un tema extendido en la región. 

El estudio aborda la situación de 17 países: México, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Guyana. 

“Los gobiernos de la región deben encontrar formas de asegurar que los procesos de concentración y extranjerización de tierras no tengan efectos negativos sobre la seguridad alimentaria, el empleo agrícola y el desarrollo de la agricultura familiar ” , señaló Fernando Soto-Baquero, oficial de Políticas de la FAO. 

“Hay un masivo resurgimiento del interés por invertir en tierras en la región. Es mucho más de lo que se asumía anteriormente, sea en términos de inversión de tierras o de acaparamiento”, explicó el consultor de la FAO a cargo de analizar los 17 estudios, Saturnino Borras, profesor del Instituto de Estudios Sociales de La Haya. 

Según Martine Dirven, especialista en desarrollo rural, en América del Sur “estamos ante una nueva ola de extranjerización de las tierras importante.

En diez años han habido aumentos de siete veces del precio de la tierra en la República Oriental del Uruguay y un tremendo proceso de concentración de las tierras en América Latina”. Dirven añadió que se puede constatar una reducción de los pequeños productores en los países del Mercosur. 

Para el director del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), Fernando Eguren, la concentración en la tierra no es solo un fenómeno económico, “es también una concentración de influencias, de poder político en las esferas territoriales donde está ocurriendo. Finalmente, también tiene que ver con restricciones en la democracia”.