Griegos son pesimistas sobre el acuerdo de la cumbre europea para reducir la deuda de su país

La mayoría de los griegos ve con pesimismo un acuerdo con la Unión Europea que redujo la deuda de su país porque consideran que afecta su soberanía nacional, indicó un sondeo publicado el sábado. 

El estudio publicado por el diario To Vima y realizado inmediatamente después de que la cumbre del jueves acordara un nuevo plan de rescate por 130.000 millones de euros para la endeudada Grecia, mostró que casi un 60 por ciento de los griegos veía el pacto como negativo o probablemente negativo, indicó Reuters. 
El plan implica que bancos, fondos de pensiones y aseguradoras -que mantiene más de 200.000 millones de euros de deuda griega- acepten una amortización de un 50% para conseguir que la deuda del país sea más manejable. 

La deuda total de Grecia asciende a más de 350.000 millones de euros y se prevé supere el 160 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) este año. 

Cerca de la mitad de los encuestados dijo que el acuerdo firmado en Bruselas era un golpe a la soberanía de Grecia porque le entrega más poder sobre los asuntos económicos a la UE y al Fondo Monetario Internacional (FMI). 

Sólo un 36 por ciento de las 1.009 personas consultadas dijeron que el paquete era positivo o probablemente positivo para Grecia. 

La ira por la última ronda de medidas de austeridad que demandaron los acreedores internacionales de Grecia, después de que el Gobierno no cumpliera con los objetivos de déficit, provocó protestas en muchas ciudades durante un feriado nacional del viernes. 

Casi tres cuartos de las personas consultadas dijo que querían que Grecia conservara al euro. Menos de un quinto dijo que querían un retorno al dracma. El sondeo mostró también que la mayoría de los griegos -un 55,5 por ciento- quiere que sus partidos políticos muestren más unidad. 

El Gobierno socialista de George Papandreou ha enfrentado una dura oposición contra las medidas para reducir los empleos públicos y los sueldos y pensiones en ambos lados del espectro político y también dentro de sus propias filas. 

La mayoría de los griegos dijo que no querría que Papandreou estuviera a cargo de un Gobierno de unidad nacional. El ex vicepresidente del Banco Central Europeo, Lucas Papademos, es el candidato favorito, seguido por el líder del partido conservador de oposición, Antonis Samaras.