Más de un tercio de los presos argentinos se relaciona con las drogas


La íntima relación entre las adicciones y el delito en Argentina queda establecido por la enorme cantidad de internos en instituciones penitenciarias que presentan cuadros de dependencia a los estupefacientes o bien se vinculan al narcotráfico. En rigor, un estudio oficial sostiene que más del 32% de los presos está relacionado con delitos para consumir, para vender o directamente traficar.

Así lo expresó José Granero, titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), en el marco de un seminario desarrollado en el Congreso de la Nación sobre “El avance de las drogas en la Argentina”, donde participaron legisladores, funcionarios y organizaciones civiles que analizaron el escenario en el marco de los pedidos de la despenalización de drogas.
En su exposición, Granero precisó que 26 millones de pesos del Presupuesto 2012 serían destinados a la asistencia de adictos, tras lo cual explicó las programas de capacitación llevados a cabo en todo el país a nivel familiar, comunitario, educativo y laboral. Por ejemplo, por medio del programa Quiero Ser, llevado adelante en 19 provincias, se capacitó, según explicó el funcionario, a más de 10 mil docentes y 270 mil alumnos.

El funcionario también destacó la capacitación a médicos en urgencias toxicológicas por los consumos más problemáticos en la actualidad, ligados a la ingesta de alcohol y la marihuana. El titular del organismo de lucha contra las adicciones y el narcotráfico también destacó el problema acreciente del consumo de paco.

El alcohol, esa puerta

Puntualmente sobre el alcohol, Granero aseveró que su crecimiento se debe a una “banalización” que justifica su consumo, sumado a una “omisión de los padres” y a “una presión social, generalmente del grupo de amigos”.

Agregó asimismo que el 80% de los pacientes con problemáticas de adicción tuvieron como puerta de entrada el consumo de alcohol o de marihuana. “Aquello que nosotros toleramos, lo estamos pagando por el lado de la asistencia”, manifestó Granero, antes de añadir que “no es sólo un problema de salud, también tiene implicancias jurídicas y sociales”.

También el titular de la Sedronar se refirió a la “incidencia de la droga en el delito”, precisando que “más del 32% de los casos en cárceles está relacionado con delitos para consumir o para vender o transportar”. Finalmente, Granero sostuvo que “el enfermo que consume drogas no es un enfermo común, sino que también alcanza diversas facetas de lo social”, y respecto a los proyectos para despenalizar la marihuana, dijo que “los legisladores deben considerar los datos que señalan el ingreso cada vez mayor de consumidores de marihuana en centros de tratamiento”.

La jornada fue convocada por la Red de Madres y Familiares de Víctimas de drogas, y contó con la participación de numerosas organizaciones de distintas provincias y especialistas que adhirieron a dar el debate. De ese modo, participaron los grupos “Hay otra esperanza” de la Villa 1.11.14, “María Rosa contra el paco” de Ciudad Oculta y “Honrando la Vida” de Barrio Norte, entre otros; así como Magno Malta, senador de Brasil; Guillermo Serpa Guiñazú; Wilbur Ricardo Grimson; el Juez Federal, Claudio Gutiérrez de la Cárcova; y el Defensor de Menores, Atilio Alvarez.

Antes del seminario realizado en el Anexo, las diferentes organizaciones realizaron una manifestación que recorrió Plaza de Mayo hasta el Congreso. La marcha se formó en torno a una bandera de más de 400 metros compuesta por los logos de cada institución adherente.