La mitad de los comercios de Buenos Aires anticipa un menor consumo

Casi la mitad de los comerciantes esperan que después de las elecciones del próximo domingo se resienta el consumo en Buenos Aires.

De acuerdo con un relevamiento privado, un 48% de los dueños de almacenes, quioscos, autoservicios y pequeños supermercados de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires no son optimistas con respecto a la evolución de la actividad económica en los próximos meses y un poco más de dos tercios esperan un impacto de la crisis internacional en el país.

Los datos se desprenden de una encuesta realizada por la consultora NCC -una firma especializada en la gestión comercial- entre más de 650 comerciantes del área metropolitana.

Según el sondeo, el 38% de los comerciantes estima que la situación económica mejorará o seguirá igual de bien en los próximos meses, contra un 48% que espera una caída en la actividad o que siga igual de mal, mientras que un 13% no tiene una opinión formada sobre la evolución que tendrá la demanda.

Los comerciantes que se mostraron más pesimistas acerca de lo que podría ocurrir en los próximos meses con la economía fueron los radicados en la zona sur del Gran Buenos Aires.

"En el sur del conurbano los comerciantes son más pesimistas, ya que el 34% piensa que la actividad empeorará y otro 29% cree que seguirá igual de mal y sólo un 15% pronosticó una mejora", precisó Guillermo Neveu, director de NCC.

En cambio, entre los de la zona oeste el optimismo es claramente más marcado: el 54% señaló que el consumo se incrementará o seguirá siendo positivo. Una situación similar se registra entre los comerciantes porteños, con una visión optimista compartida por el 44 por ciento de los consultados.
EFECTO INTERNACIONAL

La mayoría de los comerciantes porteños y bonaerenses también advirtió sobre el impacto que podría tener en la actividad económica la crisis internacional.

En este sentido, el 68% de los entrevistados por NCC aseguró que la crisis tendrá un efecto negativo en el consumo, mientras que sólo un 32% espera que la economía argentina no se vea afectada por los problemas que enfrentan los países desarrollados. Por su parte, el 30% considera que todos los comercios se verán afectados por una baja en las ventas provocada por la crisis externa, y otro 20% estimó que el rubro más amenazado es el de los alimentos.

En la encuesta de NCC fueron consultados tanto comerciantes de origen argentino como los supermercadistas chinos que operan en la Capital y el GBA. Y en este caso los hombres de negocios nacidos en el país fueron los que se mostraron más confiados en que la economía local saldrá indemne de la crisis internacional. Según el sondeo, el 56,9% de los comerciantes argentinos sostuvo que no habrá un impacto en la economía, contra un 48,4% de los dueños de autoservicios orientales.

Por tipo de negocio, los quiosqueros son los que se mostraron más preocupados por el efecto de la crisis externa en el consumo, con un 72% de opiniones negativas, mientras que en la otra punta se ubicaron los almaceneros, donde el optimismo es mucho más alto y el porcentaje de los que temen un impacto negativo de los hechos del exterior cae al 54 por ciento.

fuente: La Nación