La comida en familia sigue siendo fuertemente valorada por los argentinos

Con motivo del lanzamiento de su nueva plataforma de comunicación, la marca Matarazzo encargó un estudio a la consultora TNS Gallup que determinó que 7 de cada 10 argentinos siguen conservando la tradición de reunirse a comer con la familia extendida, al menos una vez al mes.

La campaña titulada 'Hay ganas de juntarse' incluye un spot televisivo sobre una familia que se reune en el exterior para compartir la pasta de la marca y que intenta representar el espíritu de "juntarse a comer con las personas que más queremos".

Estudios en los que se basó esta campaña demuestran que con el correr de las décadas, las familias cambiaron y la mesa también. “Estamos ante una mesa más abierta, más democrática, más caótica, más fresca. Y, como contrapartida, ante una mesa menos jerárquica y menos dogmática”, afirma Carlos Pérez, Presidente de BBDO Argentina, la agencia responsable del comercial de la marca pastas que está al aire desde la semana pasada. 

La reunión preferida de los argentinos, de acuerdo con estos estudios, es con hermanos y padres. El reunirse a comer representa un hábito característico argentino, y la pasta ocupa un lugar especial en esa reunión. Tanto alrededor del mito como de la realidad cotidiana, los diferentes tipos de pastas representan en el imaginario, el centro de la mesa familiar.

Las argumentos son varios: la pasta es práctica, se prepara rápidamente, sin demasiadas complicaciones, dejando tiempo para el disfrute y la unión. Reúne, no espera porque hay que comerla caliente y “al dente”, lo que requiere que todos estén sentados cuando llega a la mesa. Desde el punto de vista emocional, alimenta la ilusión de la familia unida porque evoca otros tiempos. Al servirla hay cruces de manos, de platos, de salsas, lo que provoca sensación de confraternidad. Además, es una comida que les gusta a todos, satisface a cada uno de los integrantes de la mesa (al deportista, a la que está a dieta, al que quiere comer natural, a los adolescentes, a los niños).