Los asesinatos a mujeres crecieron 19% en 2010

Argentina registró desde el 1 de enero al 31 de octubre 206 femicidios, es decir asesinatos de mujeres, en su mayoría perpetrados por esposos, parejas y novios, lo que constituye un incremento de 19% respecto del mismo período de 2009, reportó hoy el Observatorio de Femicidios en Argentina de la Sociedad Civil Adriana Marisel Zambrano.

El Observatorio advirtió que 72 de esos crímenes fueron cometidos en la provincia de Buenos Aires, que concentra la mayor cantidad de casos, mientras la incidencia fue superior en la franja etaria de 19 a 30 años.

En Mendoza, en lo que va del año, se registraron cinco homicidios a mujeres en las circunstancias que indica el informe.

Los datos fueron elaborados en el Informe de Investigación de Femicidios en Argentina.

Los casos reportados constituyen un aumento de 19 por ciento respecto del mismo período de 2009.

La provincia Buenos Aires encabeza la nómina por distrito con 72 casos, seguida por Córdoba (19), Santa Fe (13), Misiones (10), Entre Ríos (9), Ciudad de Buenos Aires (9), Salta (9), Santiago del Estero (8), Corrientes (8), Chaco (8), San Luis (5), Tucumán (5), Formosa (4), Catamarca (4), Río Negro (4), La Pampa (3), Jujuy (3), Neuquén (2), Chubut (2), Santa Cruz (2), La Rioja (1) y San Juan (1).

En relación con la franja etaria, la mayor incidencia de casos se reportó en mujeres de 19 a 30 años, con 74 femicidios, y de 31 a 50 años, con 63 muertes violentas.

El resto se ubicó en la siguiente escala: 0 a 1 año (2 casos), 2 a 12 años (8), 13 a 18 años (13), 51 a 65 años (24), 66 a 90 años (14), y hay ocho casos sin edad registrada.

El Informe revela que quienes cometieron los asesinatos tenían en 78 casos entre 31 y 50 años, y en 66 casos entre 19 y 30 años, mientras el resto se distribuyó del siguiente modo: 13 a 18 años (4), 51 a 65 (26), 66 a 90 (7) y 25 sin edad registrada.

En relación a la forma en que fueron asesinadas las mujeres, 56 de ellas fueron baleadas, 38 golpeadas, 41 apuñaladas, 21 degolladas, 21 estranguladas, 10 incineradas, 3 descuartizadas, 1 ahogada, 1 envenenada, 4 asfixiadas, 3 muertas con hacha y machete y de 7 se desconocen con precisión las causas.

En la mayoría de los casos (76) el vínculo del asesino con la víctima era de esposo, pareja o novio, 62 eran hombres que habían tenido ese lazo, 6 padres o padrastros y 1 hermano, mientras se reportaron 26 crímenes en que el hombre no tenía vínculo aparente, 26 perpetrados por vecinos y 13 de otros familiares.

Asimismo, el informe destacó que los registros realizados carecen de datos suficientes sobre aspectos que no tienen relevamiento en los medios de comunicación.

Entre ellos, destacó casos de 'mujeres que ingresaron a los hospitales con evidencia de violencia sexista, pero al fallecer en sus certificados de defunción figura muerte por paro cardiorrespiratorio u otro causal, invisibilizando la violencia que generó el cuadro traumático'.

En el mismo sentido el Observatorio se refirió a 'mujeres que mueren por abortos clandestinos', mientras reclamó estadísticas oficiales sobre violencia contra las mujeres y 'la incorporación en el Código Penal de la figura de Femicidio, como una figura penal autónoma'.

Entre las medidas necesarias, el Observatorio destacó la 'pérdida automática y definitiva de la patria potestad del femicida, no así de sus obligaciones alimentarias' y 'protección integral y efectiva para la mujer víctima de violencia'.

Asimismo, advirtió que hay que avanzar en la 'asignación de un subsidio habitacional y de alimentación para las víctimas de violencia otorgado por el estado nacional en articulación con los estados provinciales'.

'Es necesario considerar a la violencia sexista como una cuestión política, social, cultural y de Derechos Humanos, de esta forma se podrá ver la grave situación que viven las mujeres en la Argentina como una realidad colectiva por la que se debe actuar de manera inmediata', sostuvo el Observatorio de Femicidios en Argentina