El 70 % de los argentinos critica la calidad de la educación

Críticos y con poca esperanza de cambio, siete de cada diez argentinos opinan que la calidad del sistema educativo nacional es regular o mala, según un estudio de TNS Gallup. Al mismo tiempo, la mitad de los entrevistados considera que la educación argentina ha empeorado en los últimos diez años.

La mayoría, además, está en desacuerdo con los paros docentes y la toma de colegios por parte de los alumnos como formas de protesta.

En cuanto a los principales problemas educativos, los encuestados mencionan la baja calidad de los programas de estudio, los problemas de infraestructura y el bajo presupuesto. En una encuesta similar, hace diez años, los magros salarios docentes aparecían como el peor mal de la educación.

En tanto, la mayoría de los entrevistados cree que el uso de Internet y computadoras en el aula ayudaría a mejorar la calidad de la educación.

Las expresiones más críticas se registraron entre los mayores de 50 años (39%), entre los universitarios (38%), en la clase alta y media alta (42%), y entre los residentes del Gran Buenos Aires (42%). Sin embargo, en todos los estratos sociales las opiniones negativas y regulares superaron a las positivas. Poco más de la mitad de los entrevistados, el 53%, considera que el sistema educativo argentino empeoró en la última década. Sólo el 17% piensa que mejoró y el 28% opina que no ha experimentado cambios. 'La idea de que el sistema empeoró es mayoritaria en todos los estratos sociodemográficos y se destaca particularmente en el Gran Buenos Aires (60%)', puntualizó la gerente general de TNS Gallup, Constanza Cilley.

La encuesta fue realizada a 1004 personas mayores de 17 años de todo el país, durante la última semana de septiembre.

Si se comparan los datos de esta muestra con los resultados de una encuesta similar de hace una década, se observa que cambió el orden de las preocupaciones. En 2000, el principal problema que señalaba la gente eran los bajos sueldos docentes, seguido por la desigualdad de oportunidades de la población para acceder a la enseñanza y los planes de enseñanza malos o desactualizados.

Hoy, diez años después, el mayor problema educacional mencionado son los planes de enseñanza de bajo nivel o desactualizados, los paros docentes y los edificios en mal estado, la falta de infraestructura y de escuelas, en ese orden. Este año, aunque con un porcentaje pequeño, se habla de la toma de colegios por parte de los alumnos como uno de los graves conflictos de nuestra educación.

Es interesante ver cómo cambian los problemas que más preocupan según el nivel educativo de los encuestados: los que sólo alcanzaron la educación primaria aluden a los paros docentes, los de nivel secundario hablan de los planes de enseñanza de bajo nivel y los universitarios señalan el presupuesto educativo.

Los paros docentes son más referidos por los jóvenes (el 16% de los entrevistados entre 18 y 24 años), los entrevistados con menor poder adquisitivo y educativo (el 14% respectivamente), y en el Gran Buenos Aires e interior (el 12% respectivamente, frente al 6% en la Capital).

El presupuesto educativo es mencionado como el principal problema por los universitarios (el 21% contra el 8% de los entrevistados con educación primaria). La preocupación por los bajos sueldos docentes se expresa en todos los estratos sociodemográficos, especialmente en el interior (el 12% contra el 8% de Capital y el 6% del Gran Buenos Aires).
No a los paros ni a las tomas

Según el estudio de TNS Gallup, el 65% de los argentinos está en contra de los paros docentes como forma de protesta. El 30% los avala.

El rechazo a las huelgas como forma de protesta aumenta en los estratos sociales más bajos (el 78% de la clase baja), en las personas con educación primaria (73%) y en la mujeres en relación con los hombres (el 68% contra el 61%, respectivamente). 'En cambio, entre los sectores de mayor poder adquisitivo y educativo, las opiniones a favor y en contra están más divididas', señaló Cilley.

Si se analizan las respuestas obtenidas hace diez años, se observa que el porcentaje de personas que se oponen a los paros docentes aumentó 11 puntos: creció del 54% al 65%.

En cuanto a la toma de colegios por parte de los estudiantes, ocho de cada diez entrevistados dijo estar en desacuerdo con esta metodología. 'El rechazo es ampliamente mayoritario en todos los estratos sociodemográficos y crece aún más en los entrevistados con menor nivel educativo y con menores niveles de ingreso y en el interior del país (83%)', explicó Cilley.

El dato alentador es que siete de cada diez entrevistados sostienen que es muy o bastante importante el uso de computadoras e Internet para mejorar la calidad educativa.
Nuevas tecnologías

'El alto grado de importancia atribuida a las nuevas tecnologías es amplio en todos los segmentos de la muestra, y crece aún más en la Capital (el 89% contra el 74% en el Gran Buenos Aires, y el 71% en el resto del país), entre los jóvenes (el 72% contra el 66% en los mayores de 65 años), y en los entrevistados de mayor nivel de ingreso (el 78% contra 70% en la clase baja)', detalló el director de Opinión Pública de TNS Gallup, Ricardo Manuel Hermelo.

fuente: lanacion.com.ar