Seis de cada diez argentinos dicen que les cuesta llegar a fin de mes

Las expectativas económicas de la gente se mantienen sólidas y el consumo, saludable. Sin embargo, la erosión que produce la inflación en los ingresos –de todos los sectores sociales– es percibido con fuerza por los consumidores: seis de cada diez personas (el 62%) dice que “apenas logra llegar a fin de mes con sus ingresos” , según una encuesta hecha por la Universidad Católica Argentina (UCA) y la consultora TNS Gallup.

Este indicador sobre la percepción de lo que se puede o no se puede hacer con el dinero que ingresa en los hogares presenta una disminución de cuatro puntos respecto del 2009. “Pero igual se trata de un porcentaje alto”, explica Patricio Millán, director de la Escuela de Economía de esa universidad. De acuerdo con los resultados del último sondeo, las personas con menor poder adquisitivo (72%), las que tienen estudios primarios (71%), los mayores de 65 años (65%) y los habitantes del interior del país y el GBA (64%) son quienes manifiestan más problemas para “llegar a fin de mes”.

Se trata de lo que Victoria Giarrizzo, directora del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), llama “pobreza subjetiva” : la sensación de que “lo que se gana no alcanza para subsistir” .

Este aspecto sorprende en una economía que crece a tasas elevadas y cuando la desocupación se ubica cerca de sus mínimos históricos . Una de las razones, según la analista, es porque la aceleración inflacionaria impide materializar las mejoras nominales de ingresos en mejoras reales. “Es la frustración de recibir aumentos y al poco tiempo comprender que ese mayor ingreso no posiciona mejor que antes al hogar, sino que sólo ayuda a sostener el estado previo”, dice la analista.

Guido Sandleris, director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella cuenta que, en la medición de setiembre, las expectativas de los consumidores sobre la inflación está dando más alta que el mes pasado: 30% versus el 25% de agosto . Es la respuesta que surge frente a la pregunta: ¿Cuál cree que será la inflación en los próximos 12 meses.? Según el CERX, el poder adquisitivo del ingreso familiar cayó aproximadamente un 4,5% en lo que va del año. “Esa caída ocurre porque si bien el salario real se mantuvo estable, un cuarto de los ocupados no son asalariados, y en muchos casos vienen con ajustes muy lentos (hasta nulos) en sus ingresos”. Y agrega otros datos que confirman el deterioro en la situación económica de los hogares, según las encuestas de la consultora. El 76,5% de las familias señala que sus ingresos son regulares o malos. El 68% evalúa su “bienestar económico” como regular, malo, o muy malo. Y el 72,7% de la gente declara que los ingresos mensuales de su hogar son inferiores a los que necesita para subsistir.

En promedio, “la brecha entre el ingreso recibido y el “necesario” para cubrir los gastos básicos es del 34%.

La situación de los hogares con “pobreza subjetiva” no es comparable con la situación crítica en la que viven los hogares con “pobreza objetiva”, explica la economista. “Pero la gran cantidad de personas que tienen percepciones de pobreza sin llegar a serlo, está demarcando una problemática social también relevante”, opinó.

Según el economista Ernesto Kritz, de Sel Consultores es evidente que “ la inflación aumenta la desigualdad ” entre los sectores sociales. “En este escenario, los que mejor se defienden son los asalariados que están bajo convenio. Pero no pasa lo mismo con los trabajadores informales o los que tienen ingresos fijos”, aclara. De la misma manera, los sectores medios y altos “ahorran cada vez menos” porque prefieren consumir para ganarle a la inflación, acota el economista Oscar Liberman. “En cambio, los segmentos de menos recursos, que -en algún momento tuvieron alguna capacidad de ahorro, aún pequeña- ahora no logran llegar a fin de mes”.

fuente: clarin.com