Se duplicó la cantidad de mujeres presas por causas de narcotráfico

Las estadísticas que maneja la Policía indican que hubo 49.777 operativos antidrogas en territorio bonaerense entre diciembre del año pasado y abril de 2010. El salto abrupto en la curva de operatividad de la fuerza refleja que 78.634 personas fueron demoradas acusadas por casos de venta y distribución de drogas. Si bien una enorme porción de los acusados fueron puestos en libertad –muchos de ellos en cuestión de horas y por falta de pruebas–, el impacto de la “campaña” policial repercutió muy fuerte en la población carcelaria. Sobre todo en los penales de mujeres, donde el aumento de las causas por drogas duplicó las plazas disponibles en apenas cinco años. 

Según datos del Ministerio de Seguridad y Justicia de Buenos Aires, las cárceles femeninas que dependen del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) albergan en la actualidad el doble de mujeres que hasta fines de diciembre de 2005, cuando la Justicia resolvió desfederalizar los delitos previstos y penados en la Ley de Estupefacientes. 

“Los tipos penales que contiene la Ley 23.737 no hacen distinción de sexo entre hombres y mujeres, pero su aplicación ha producido un impacto diferenciado que se traduce en un incremento significativo en la criminalización de mujeres pobres imputadas por el delito de tenencia simple de estupefacientes, facilitación gratuita de estupefacientes y tenencia con fines de comercialización”, detalla el informe anual 2010 del Comité contra la Tortura de la Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, y al que tuvo acceso PERFIL. 

De acuerdo al relevamiento realizado por la cartera a cargo de Ricardo Casal, el aumento de la población femenina supera ampliamente los registros en las unidades penitenciarias masculinas. 

Los últimos datos indican que el crecimiento de los hombres está en el orden del 5,8 por ciento, mientras que en las cárceles femeninas las plazas ocupadas aumentaron un 86 por ciento. 

En ascenso. La pronunciada curva poblacional en las unidades penitenciarias femeninas comenzó a subir escalonadamente a partir de 2006. Según fuentes de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento del SPB, 2010 marcó un récord en materia de detenciones. En 2005, por ejemplo, había 596 mujeres detenidas en la Provincia, un número significativamente inferior a la población actual: 1.111. 

En el informe, se destaca que el incremento está directamente relacionado con la cantidad de mujeres que fueron detenidas por infracciones a la Ley de Drogas. El crecimiento se dispara a partir de 2008. Ese año había 203 mujeres presas, menos de la mitad que en 2010: 438. 

“La gran mayoría de mujeres condenadas por este tipo de delito llegan a la condena a través de la modalidad de juicios abreviados, de los que resultan penas mayores a los seis años”, explican a PERFIL desde el Comité contra la Tortura. 

A medida que fue subiendo el número de internas, y para evitar una superpoblación, el Ministerio de Justicia abrió seis cárceles de mujeres, 60 por ciento más que en 2005.

fuente: perfil.com.ar