El 30% de los que se casan en la ciudad de Buenos Aires son extranjeros


En 2009 casi el 30 por ciento de las personas que se casaron en la ciudad de Buenos Aires eran extranjeras de 62 países, que van desde los vecinos Bolivia y Paraguay hasta los lejanos Kazakhstán o Mozambique, pasando por europeos como España, Francia e Italia, según datos de la Dirección General de Estadísticas y Censos del Ministerio de Hacienda porteño, a los que tuvo acceso LA NACION. Este porcentaje no se producía desde 1945, cuando cerca del 28% de los contrayentes eran extranjeros que huían de sus países para escaparse de las secuelas atroces de la Segunda Guerra Mundial.

La tendencia de extranjeros que se casan en tierras porteñas creció en las últimas dos décadas sostenidamente, ya que en 1990 el porcentaje fue de 13,9%, mientras que en 1995 había sido de 17,4%; en 2000, 21%; en 2005, 23,1% y en 2009 ese número llegó al 29,4%. El punto más bajo de los últimos 120 años se registró en 1985 cuando el total de extranjeros que pasaron por el Registro Civil porteño fue sólo del 12,5 por ciento.

Los cinco países que lideran las estadísticas de personas que se casaron durante el último año en la ciudad de Buenos Aires son Perú (722 personas), Bolivia (656), Paraguay (541), República Dominicana (254) y Uruguay (232).

Los representantes de esos países que contrajeron enlace en la Capital suman el 25,21% del total de casamientos de 2009, cuando se registraron 12.404, según la Dirección de Estadísticas local.

Lo llamativo es que en dos de estos países más se marca la diferencia respecto del número de hombres y mujeres que contrajeron matrimonio. Por ejemplo: de los paraguayos que se casaron en 2009, 354 de ellos fueron mujeres. En el caso de los dominicanos, la diferencia es mayor, ya que fueron 213 mujeres y tan solamente 41 los hombres que eligieron esta ciudad para casarse.

Si se compara con 2005 a aquellos cinco países que encabezaron el año pasado el ranking de cantidad de personas que contrajeron enlace, dos de ellos habían registrado un crecimiento notable, pues se casaron 476 personas de origen boliviano (casi un tercio menos que en 2009) y 47 dominicanos (cuatro veces menos que el año pasado).

La proliferación de casamientos con alguno de los miembros de la pareja, de origen extranjero, es cada vez más visible en los pasillos de las dependencias que el Registro Civil tiene en el distrito, donde por estos días es común escuchar hablar en varios idiomas y hasta observar a gente con vestimentas típicas de otros países.
"Cuando oficiamos un casamiento, en general, sólo reparamos en que son extranjeros si no hablan castellano", dijo a LA NACION Alejandro Lanús, director general del Registro Civil de la ciudad de Buenos Aires.

El funcionario explicó que en aquellos casos de personas que no dominan el castellano participa de la ceremonia civil un traductor público nacional matriculado, que va traduciendo los dichos del juez y de los esposos.


fuente: lanacion.com.ar