Los argentinos están divididos a la hora de aprobar o rechazar el matrimonio gay

La consultora Ipsos-Mora y Araujo realizó un nuevo sondeo de opinión acerca de uno de los temas de coyuntura más cuestionados de estos últimos tiempos: el matrimonio gay y la posibilidad de adopción de padres del mismo sexo.

Para llevar adelante el estudio, entre el 13 de febrero y el 1º de marzo de este año se consultó a 1.200 hombres y mujeres mayores de 18 años de Capital Federal, Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Mendoza, San Miguel de Tucumán y Neuquén.


Los resultados revelaron que el 50% está a favor del casamiento gay, el 42% en desacuerdo y la minoría restante prefirió abstenerse.

Si hacemos una segunda mirada, un poco más fina, se observan dos posturas bien definidas: un mayor grado de acuerdo entre los jóvenes de 18 a 25 años (58% a favor del matrimonio gay) y un mayor grado de desacuerdo en la franja etaria que supera los 60 años (57% en contra del matrimonio gay).

Con respecto a la posibilidad de adopción, el 57% se mostró en contra, con mayor grado de desacuerdo a nivel que aumenta la edad del encuestado.

Para profundizar el tema, PERFIL habló con los directivos de las principales consultoras de opinión pública del país e indagó en su propia posición al respecto.

“Considero que los homosexuales debería tener los mismos derechos sociales que las personas heterosexuales y, por lo tanto, la posibilidad de la unión civil –dice el director ejecutivo de Ipsos-Mora y Araujo, Santiago Rossi–, aunque te confieso que la palabra matrimonio me hace ruido. Me imagino que tiene que ver con mi tradición, que es de familia católica, en la que la imagen del matrimonio está ligada a un hombre y una mujer indefectiblemente. Con esto no digo que me parezca mal, de hecho estoy abierto a discutirlo e intercambiar opiniones.”

“Algo similar me pasa con la idea de adopción homosexual, ya que me cuesta pensar en un modelo de familia con dos personas del mismo sexo, sean hombres o mujeres, pero lo respeto y estoy abierto al intercambio de opiniones”, agrega.

Con respecto a los resultados de la encuesta, Rossi explica: “No nos sorprendió el resultado, más bien la investigación nos sirvió para acompañar lo que veníamos percibiendo y escuchando en otros ámbitos, que es justamente que cada vez hay mayor aceptación del matrimonio gay. La encuesta lo que hace es validar lo que a priori uno pensaba, es decir que la sociedad lo acepta pero sigue partiendo a la sociedad en dos, por un lado los mas jóvenes, de entre 18 y 29 años, y los habitantes de las grandes urbes tuvieron mayor aceptación, y por el otro, las personas mayores y las poblaciones alejadas de los núcleos urbanos, con menor aceptación. En cuanto a la adopción homosexual, creo que falta mucho más tiempo, la sociedad todavía no se muestra preparada para tratar este tema con profundidad. Es que estamos hablando de un tema de mucha complejidad y discusión, donde se ven involucrados aspectos morales, religiosos y tradicionales, entre otros”.


El sociólogo y director de la Consultora de Investigación Social Equis, Artemio López, afirma que “los derechos y libertades individuales deben ser garantizados absolutamente por el Estado y sus instituciones, respetando la elección privada de cómo y con quién vivir, sean casos de parejas heterosexuales como del mismo sexo. Por mi parte, respeto el matrimonio gay y me reservo la opinión respecto al tema de la adopción ya que es demasiado complejo”.

Entre los principales rasgos de la sociedad argentina actual, López considera que “estamos progresando, pasando de posiciones conservadoras hacia mayores niveles de apertura”, pero advierte que “se trata de un proceso que lleva tiempo y ocurre de manera asimétrica de acuerdo a los temas que se pongan en discusión”.
Para finalizar, López agrega que “se avanzó mucho con la diversidad, aunque todavía falta mayor aceptación y respeto”.

Para Ricardo Rouvier, director de la empresa de investigación de mercado y opinión pública que lleva su nombre, “el matrimonio entre dos personas del mismo sexo está bien y es aceptable”.

Y argumenta: “Mi opinión es favorable en razón de que las instituciones no deberían obstaculizar los afectos auténticos de las personas, cuando esos afectos promueven institucionalidad, como en este caso. El matrimonio es una institución en decadencia en el mundo occidental, y que haya un par de personas que quieran mantener dicho compromiso sobre la base de la afirmación del amor es más importante que la ausencia de una ley particular. Hay que adecuar la norma a la evolución de la vida de las personas”.

Por otra parte, Rouvier considera que “en nuestra sociedad se van sucediendo procesos de modernización o de actualización cultural. En ese sentido, la actitud más respetuosa y tolerante sobre las minorías sexuales o las nuevas formas de vínculo social se hacen sentir en la medida en que va creciendo una opinión favorable. En estos momentos, la amenaza de castigo social es al revés de lo que ocurría hace décadas. Hoy, la conducta discriminatoria es más sancionada y por lo tanto hay una porción de la sociedad que ha cambiado su actitud y otra, prejuiciosa, que calla ante la posible sanción social”.

Delfina Rosell, de la consultora Gallup, por su parte, prefirió no opinar: “Lamentablemente, no tenemos estudios recientes al respecto ni información que nos permita opinar profesionalmente”.

Casos argentinos. El 28 de diciembre de 2009 fue una fecha muy significativa para toda la comunidad gay argentina, ya que ese día la pareja Alex Freyre y José María Di Bello dieron el sí ante un registro civil de la ciudad de Ushuaia, convirtiéndose en el primer matrimonio homosexual del país y de Latinoamérica.
Esta unión contó con el respaldo del Instituto Nacional contra la Xenofobia y el Racismo, a cargo de Claudio Morgado, quien fue uno de los testigos del casamiento.

En febrero de este año se celebró el segundo casamiento gay del país en Capital Federal. Se trató de la unión civil de Damián Bernath, de 39 años, y Jorge Salazar Capón, pero la luna de miel resultó demasiado corta, ya que en los primeros días de marzo el juez Félix Igarzábal pidió la anulación de dicha unión bajo el argumento de que “se está violando el Código Civil en donde se menciona que el matrimonio es entre hombre y mujer”.
Hasta el momento, ya suman sesenta las parejas de homosexuales que han presentado peticiones de amparo para poder casarse en la Argentina


fuente: perfil.com.ar