La inscripción a la secundaria subió un 25 por ciento en sólo un año

Las escuelas secundarias argentinas tienen un 25 por ciento más de alumnos matriculados que en 2009, según el Ministerio de Educación de la Nación. El crecimiento se atribuye a la Asignación Universal por Hijo, que como contraparte del subsidio les exige a los padres que sus hijos asistan a clases.

El jefe de asesores de Educación, Jaime Perczyk, dijo que la estimación fue relevada por el 60 por ciento de los directores de las escuelas medias de la Argentina, que participaron ayer de un encuentro en el Palacio Pizzurno junto a distintas organizaciones sociales.

Perczyk explicó que las cifras surgen de un estudio que realizó el Ministerio de Educación sobre 200 escuelas de los principales centros urbanos del país.

El cobro de la asignación alcanza, desde su implementación, a unos tres millones y medio de niños y jóvenes de hasta 18 años, que son hijos de padres desocupados o trabajadores informales que ganan menos de 1.500 pesos por mes.

El encuentro, que termina hoy, busca articular las acciones entre las agrupaciones sociales y comunitarias que trabajan en “inclusión educativa” para que todos los chicos accedan al beneficio de 180 pesos.

“Estas organizaciones sociales preparan una actividad de búsqueda, casa por casa, por los barrios más humildes del país, para que los chicos vayan a la escuela”, agregó Perczyk.

Algunas de las organizaciones que participan en estas jornadas son la fundación Sustentabilidad y Campaña Argentina por el Derecho a la Educación. El titular de Cáritas, Gabriel Castelli, dijo en el encuentro que los voluntarios de la red que la entidad tiene en todo el país trabajan para “acercar a los chicos al colegio”.