Casi la mitad de los porteños cree que el desempeño policial es malo

El reciente desembarco oficial de los primeros 226 efectivos por turno de la Policía Metropolitana llega como respuesta a una sensación que recorre, como un fantasma, cada una de las casas de los vecinos: la Policía Federal no cuida a nadie. O por lo menos, eso es lo que creen casi la mitad de los porteños según una reciente encuesta realizada por el Ministerio de Justicia de Macri donde el 45% respondió que el accionar policial en su barrio es “entre malo y regular”. Aunque la esperanza de mejora late en el fondo porque el 35% lo consideró “bueno o muy bueno”.

El flagelo de la inseguridad –que para algunos funcionarios nacionales sólo se trata de “sensación térmica”– está tan instalado entre lo porteños, tan arraigado entre sus preocupaciones diarias, que casi siete de cada diez (66%) cree que el principal problema de la Ciudad es la falta de seguridad. Está por encima del tránsito, de la pobreza, de la falta de empleo o de las inundaciones.

Es tan delicado el tema que el 94% de los encuestados respondió que la inseguridad es “grave o muy grave”.
Los vecinos también ensayaron respuestas a la pregunta del millón: “¿Cuál es la causa principal del problema de la inseguridad?”: la falta de educación está a la cabeza con el 23,4%, le sigue la desocupación con el 18%, la pobreza con el 14,7% y la drogadicción con el 17,4%.

Los datos se desprenden de la Encuesta de Victimización, Percepción de Seguridad y Evaluación de desempeño de las Fuerzas Policiales, a la que accedió PERFIL en exclusivo y que adelantó en su edición del seis de marzo pasado. Allí se develó un dato más que desalentador para la tranquilidad porteña: tres de cada diez vecinos fueron víctimas de un delito en los últimos doce meses del año.

Además, se confirmó que los barrios menos seguros de la Ciudad son Palermo y la zona del Centro, donde el delito golpeó a cuatro de cada diez personas en el mismo período. Las cifras son similares en los barrios de zona sur, los más peligrosos de la Ciudad. Los lugares más seguros resultaron ser los que integran la famosa Comuna 12 (Saavedra, Coghlan, Villa Pueyrredón y Urquiza), donde debutó la Policía Metropolitana y donde el delito golpeó a 2,8 vecinos por cada diez en 2009.

La encuesta fue realizada entre abril y agosto de 2009 sobre 6975 casos en mayores de 15 años y revela otro dato poco favorable que cristaliza el ánimo que se respira en la tierra que gobierna el flamante candidato a presidente, Mauricio Macri: el 93% respondió que en el último año la seguridad se mantuvo igual o aumentó.

Pero no todos los datos son desalentadores. Los ministros y subsecretarios de la cartera de Seguridad inflan el pecho cuando analizan los resultados sobre qué opinan los vecinos sobre la llegada de la Policía Metropolitana. El 56% de los encuestados cree que la creación de esa fuerza será positiva.

De allí que en los próximos meses se verán más “policías PRO” tanto a caballo como en cuatriciclos patrullando en zonas peligrosas como parques, plazas y algunas estaciones de ferrocarril con alto índice de trabajo informal.

La paradoja que envuelve al temor generalizado por el crecimiento del delito es que son pocos los vecinos que participan activamente para encontrar alguna salida para combatir la inseguridad. Ocho de cada diez admitieron no haberse reunido nunca para discutir o reclamar contra ella y el mismo porcentaje nunca se puso en contacto con su comisaría barrial para realizar una denuncia.